Viaje de aventura: sobrevivir a un vuelo de larga distancia

Como sobrevivir a un vuelo de larga distancia

Hace poco en una cena, con amigos viajeros, compartíamos las experiencias de los vuelos más largos que habíamos experimentado. Y aunque todos estábamos de acuerdo que no se trata del destino sino del viaje, en este caso casi todos hacíamos alguna excepción. Hemos resumido en ocho puntos los consejos para prevenir el aburrimiento, la deshidratación, la falta de sueño… para que puedas llevar lo mejor posible tu próximo vuelo sea por un viaje de aventura, de trabajo o de placer.

Bebe agua, mucha agua

Bebe tanta agua como puedas. Las cabinas de aviones suelen ser lugares muy secos y las posibilidades de deshidratación son altas. Beba mucha agua lentamente y regularmente y evita demasiado té, café y alcohol. Las bebidas alcohólicas gratuitas que sirven en muchos vuelos pueden ser tentadoras, pero está comprobado que tomar alcohol horas antes o durante un vuelo fomenta el efecto del jet lag al deshidratar aún más tu cuerpo. Procura dejarte los cocktails para el minibar del hotel y bebe agua, mucha agua.

Viaja cómodo

La ropa cómoda durante el vuelo es clave. Ponte un pantalón holgado, reclina tu asiento y reposa cómodamente tu piernas. Para evitar el golpe del aire acondicionado puedes usar varias capas para ajustar tu temperatura. El uso de zapatos amplios se agradecerá porque los pies se acostumbran a hinchar en grandes altitudes.

Elige el asiento

Uno de los consejos más importantes de vuelo de larga distancia es elegir un buen asiento, siempre que sea posible. Hay muchos parámetros para concluir con el asiento perfecto. Si necesitas más espacio para las piernas, opta por las filas de la salida de emergencia. Si prefieres evitar niños, mantenerse alejado de la parte delantera del avión. Si te gusta moverse por el avión, asegúrate de conseguir un asiento de pasillo.

No te olvides de los complementos

Existe un pequeño universo de complementos a la hora de viajar en avión: almohadas, antifaces, mantas, envases de champú mini, etc… y si son utiles. Olvídate del resto de 349 pasajeros con un antifaz y un par de tapones para los oídos. Añade un par de calcetines y algunos artículos de tocador básicos: cepillo de dientes, pasta de dientes, cepillo, una toallita… te sentiras como viajar en primera clase.

No cargues demasiado tu equipaje de cabina

Mientras que algunos extras te van ayudar a sobrellevar el vuelo. Toma una bolsa de la cabina y un bolso más pequeño para guardar los artículos más pequeños como los auriculares, el teléfono, el libro… a un alcance fácil.

Tapones para los oídos

La importancia de cuidarse los oídos cuando volamos está algo infravalorada. Un resfriado, y la consiguiente inflamación de las mucosas, puede impedir el proceso natural de compensación de la presión O un cambio de presión brusco ante un aterrizaje rápido puede ocasionalmente ocasionar dolor de oídos. Los tapones, la maniobra de Valsalva (tapar los oídos y mantener la boca cerrada) y masticar chicles puede ayudar.

Tu momento

¿Qué mejor momento hay para abandonar sus preocupaciones y no hacer nada más que un vuelo? Muchas veces no apreciamos la importancia de ese momento en el que podemos permitirnos no hacer nada: ni trabajar, ni hablar por teléfono,…. Viajar en avión supone un tiempo para ti que puedes utilizar para para leer ese libro, oír tu último disco favorito o incluso dibujar o escribir.

Muévete

Estirar las piernas no sólo es necesario para distraerte en un vuelo de larga distancia, también lo es para evitar el riesgo de desarrollar trombosis venosa profunda (TVP). Haz ejercicios suaves con los pies y el cuello, y levántate cada dos horas haciendo pasillos.

Teniendo en cuenta todo esto ¡a viajar! 3000KM

Compartir con...Share on Facebook35Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0Share on Tumblr0

Comparte tu experiencia