Viajes en grupo a
NAMIBIA

Sí, Namibia tiene miles de kilómetros de costa pero lo que vais a surfear no es agua, sino las dunas más grandes del mundo. En el desierto de Namib, el más antiguo del planeta y que da nombre al país, los montículos de arena rojiza llegan hasta los 380 metros de altura. Los amaneceres y atardeceres en este “mar” de dunas rojas no los olvidaréis fácilmente. Viajar en 4×4 es el mejor, y la mayor parte del tiempo, el único medio de transporte posible en este rincón del suroeste africano donde la aventura está garantizada.

En Namibia olvidaros de las aglomeraciones y los turistas haciendo cola para sacar una foto al león: el turismo sigue siendo escaso y apenas viven 2 millones de personas. Solo Mongolia tiene menos habitantes por metro cuadrado, así que preparaos para ver con tranquilidad, y sin empujones, todos los animales con los que una vez soñasteis. ¿Ya tenéis listas las cámaras? En Parque Nacional de Ethosa es habitual cruzarse con hipopótamos, leones, jirafas, cebras, aves de todo tipo… No menos impresionante, es la foto de miles de lobos marinos tomando tranquilamente el sol en la playa. Qué suerte la de los viajeros en Namibia: la mayor colonia del mundo de estos animales está en el Cabo Cross.

Namibia tiene además el segundo cañón más grande del mundo. Cerca ya de la frontera con Sudáfrica, el río Fish ha creado uno de los espectáculos más bonitos del planeta. Si conocéis el Cañón del Colorado en EEUU, éste no os decepcionará.
Nada es “lo de siempre” en Namibia. Ni los himba, la tribu con la piel y el pelo teñidos con arcilla roja, ni las pequeñas ciudades con nombre y aspecto alemán, herencia de tiempos coloniales. Cada día en este país africano es una aventura. ¿Cuándo nos vamos?

Consejos para viajar a NAMIBIA